lunes, 4 de julio de 2011

Lunes 30 de octubre 2006, 10:43 A.m.

  La hoja seguía en blanco, ya no podía escribir más cuentos de hadas. La niña había entrado en silencio por otros 500 años, tal vez más. El día cambio de color temprano aquella mañana.


Vi morir sus ojos sin poder hacer nada.
Sentí su corazón detenerse. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal