lunes, 4 de julio de 2011

Dulce.

Murmuro unas palabras antes de largar su carcajada tan característica, mezcla de ironía y seguridad. Fumo y miro el suelo en busca de sus zapatos.
-¿Donde esta el otro repitió?, ¿Lo ves?
- Acá esta, acá esta – dijo mientras se agachaba a buscarlo.
Se lo puso y dijo – soy más alta que vos. Y volvió a reír. 

1 comentarios:

Blogger '.' ha dicho...

Ay, esos momentitos eternos entre amantes. Me gustaría vivir toda mi vida adentro de uno.

4 de julio de 2011, 18:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal